La comuna (2016)


Fotograma: La comuna (2016)

Anna (Trine Dyrholm) y Erik (Ulrich Thomsen) son un matrimonio de intelectuales que, en los años 70, deciden fundar una comuna con un grupo de amigos, a cada cual más excéntrico, en el viejo caserío que éste acaba de heredar. Una vez allí, se tomarán decisiones en común, se discutirá sobre todo y se expresarán opiniones. Sin embargo, el frágil equilibrio de la comuna se verá amenazado cuando Erik se enamore de Emma (Helene Reingaard Neumann), una de las alumnas de las clases de arquitectura que imparte en la Universidad que se mudará con ellos.

Valoración: 6,416.

Tráiler de la Película

Ficha

Título Original: Kollektivet.
Director: Thomas Vinterberg.
Guionistas: Tobias Lindholm, Thomas Vinterberg.
Reparto: Fares Fares, Ulrich Thomsen, Trine Dyrholm, Martha Sofie Wallstrøm Hansen, Lars Ranthe, Ole Dupont, Julie Agnete Vang, Mads Reuther, Helene Reingaard Neumann.
Productores: Sisse Graum Jørgensen, Morten Kaufmann.
Música: Fons Merkies.
Fotografía: Jesper Tøffner.
Montaje: Janus Billeskov Jansen, Anne Østerud.
Nacionalidad: Dinamarca.
Año de Producción: 2016.
Duración Original: 107 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Drama.
Estreno (España): 16 de diciembre de 2016.
DVD (Venta): 10 de mayo de 2017.
Distribuidora (España): Golem Distribución.
Espectadores (España): 21.085.
Recaudación (España): 121.644,90 €.

Cartel: La comuna (2016)

Crítica

21-12-2016 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Todos en cueros

Tras “La caza” (2013), el director danés Thomas Vinterberg, uno de los fundadores, junto a Lars von Trier, del movimiento Dogma 95, nos ofrece “La comuna”. Un drama con ribetes de comedia, protagonizado por un grupo de amigos dispuestos a disfrutar en cueros unas vacaciones jocosas. Lo cual da paso a un montón de peripecias, escoradas con demasiada frecuencia a los inevitables rifirrafes matrimoniales. Si su máximo responsable buscaba inspirarse, no ya en la crítica social, sino en títulos que supieron explorar el cacao erótico-anímico de los adultos europeos actuales, la verdad es que las musas desoyeron sus ruegos.

Porque “La comuna” no sería un cóctel desdeñable de no venir agitado, narrado, montado y orquestado exactamente como uno temía: sin novedad ni a babor ni a estribor. A pesar del esfuerzo llevado a cabo por un experimentado reparto a la hora de rendir creíbles sus peculiares personajes. Sobre todo por lo que respecta a la estupenda actriz Trine Dyrholm, a la que los buenos aficionados seguro que recuerdan en otra película de Vinterberg, “Celebración” (1998). Ella es el personaje mejor diseñado en un conjunto despendolado, tan experimental como poco logrado.

Desnudos salimos de las entrañas de nuestras madres, es cierto; sin embargo, un punto de partida tan evidente pedía a gritos un tratamiento ético y estético con mayor enjundia, realzado por el sentido del humor y una superior capacidad de sorpresa. Es como si “La comuna” se limitara a registrar de forma más o menos rompedora los dimes y diretes de los distintos libertinos que desfilan por la pantalla, tan desnudos como los discursos de algunos políticos.

Para más ‘inri’, en la escenografía abundan la cámara en mano, los colores chillones y una vocación de realismo sucio que no funciona mal, pero del que a veces abusa su benemérito director. En fin, se la vi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s