Rogue One (2016)


Fotograma: Rogue One (2016)

Jyn Erso (Felicity Jones) es una problemática recluta de la Resistencia Rebelde contra el Imperio galáctico. Sin embargo, a ella le es encomendada una misión crucial: conseguir los planos de la Estrella de la Muerte, la última y definitiva arma del temible emperador Palpatine para someter a los pocos que todavía discuten su oscuro dominio. Para cumplir su cometido, Jyn se rodeará de un grupo de héroes con habilidades especiales, junto a los que se enfrentará a un nuevo Lord Sith, conocido como Darth Vader.

Valoración: 7,179.

Tráiler de la Película

Ficha

Título Original: Rogue One.
Director: Gareth Edwards.
Guionistas: Chris Weitz, Tony Gilroy.
Reparto: Ben Mendelsohn, Felicity Jones, Alan Tudyk, Mads Mikkelsen, Diego Luna, Forest Whitaker, Riz Ahmed, Jimmy Smits, Donnie Yen, Alistair Petrie, Wen Jiang.
Productor: Simon Emanuel, Kathleen Kennedy, Allison Shearmur.
Música: Michael Giacchino.
Fotografía: Greig Fraser.
Montaje: John Gilroy, Colin Goudie, Jabez Olssen.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Año de Producción: 2016.
Duración Original: 133 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Ciencia Ficción.
Estreno (España): 15 de diciembre de 2016.
DVD (Venta): 19 de abril de 2017.
Distribuidora (España): Disney España.
Espectadores (España): 2.428.055.
Recaudación (España): 15.112.019,63 €.

Cartel: Rogue One (2016)

Crítica

20-12-2016 – JOSU EGUREN

Panteón funerario

En un frame que casi pasa desapercibido en el océano de blasters y explosiones que sacuden este episodio puente entre “La Guerra de las Galaxias” y las futuras precuelas de la saga galáctica, la niña que años más tarde se convertirá en la heroína rebelde Jyn Erso deja caer de sus manos un peluche articulado con la forma inequívoca de un stormtrooper. La lectura de la imagen tiene que ser política: la normalidad pasa por los gestos de admiración hacia las fuerzas armadas del Imperio en guerra con la Alianza terrorista.

Lamentablemente, el planteamiento de este inteligente juego de perspectiva respecto al canon de la franquicia se agota por la falta de convicción del guión a la hora de explorar los filos morales por los que caminan personajes como Saw Guerrera y Cassian Andor, sometidos ambos a una purificación ritual que borra sus matices de una manera menos elaborada y emotiva que la que guió a Anakin Skywalker de regreso al camino de la luz. Pero esta bipolaridad no solo afecta a la psicología y el discurso de los personajes, también se extiende al diseño de escenarios de estética hiperrealista que terminan bañados por una claridad antagónica con la oscuridad y los degradados que marcaban el tono de las dos primeras partes del filme.

En la ejecución de ese giro copernicano Gareth Edwards sacrifica la memoria de secuencias tan espectaculares como la de la guerrilla urbana en las calles de Jedha para converger con el origen del Episodio IV, cerrando un círculo que le ha obligado a recurrir a maniobras tan grotescas como la resurrección digital de la princesa Leia y el Grand Moff Tarkin. El espejismo de autonomía en el que opera el director de “Godzilla” (2014), que le permite maniobrar con libertad dentro de los límites de fisicidad y volumen establecidos por J.J. Abrams en “El despertar de la fuerza”, queda de manifiesto si se analizan los hitos cinemáticos de una película que se articula como panteón funerario de clímax reciclados a mayor gloria de la ultraderecha fanática.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s