La historia de Jan (2016)


Fotograma: La historia de Jan (2016)

El pequeño Jan nació el 4 de noviembre de 2009, y desde ese momento cambió por completo la vida de sus padres. La inesperada noticia de que Jan tenía síndrome de Down llevó a su padre a escribir un blog y grabar a su hijo día a día para compartir su experiencia y superar sus miedos. Ahora esos videos, filmados durante 6 años, se han convertido en un documental que muestra, desde el optimismo, el sentido del humor y la ternura, la inspiradora historia de superación y aceptación que protagoniza Jan.

Valoración: 6,748.

Tráiler de la Película

Ficha

Título Original: La historia de Jan.
Director: Bernardo Moll Otto.
Guionista: Bernardo Moll Otto.
Actores: No hay actores (Documental).
Intervenciones: Bernardo Moll Otto, Mónica Vic, Jan Moll Vic.
Productores: Adolfo Blanco, Enrique Cerezo, Bernardo Moll Otto.
Música: Guillermo Mostaza, Mayor Tom.
Fotografía: Alfonso Postigo.
Montaje: Bernardo Moll Otto.
Nacionalidad: España.
Año de Producción: 2016.
Duración Original: 94 minutos.
Calificación por Edades: Apta para todos los públicos.
Género: Documental.
Estreno (España): 4 de noviembre de 2016.
DVD (Venta): 21 de febrero de 2017.
Distribuidora (España): Sherlock Films.
Espectadores (España): 1.542.
Recaudación (España): 9.714,33 €.

Cartel: La historia de Jan (2016)

Crítica

10-11-2016 – JOSU EGUREN

Una vida que se abre paso

Aunque él aún no lo sabe, hoy Jan se ha despertado en un mundo distópico que se parece tanto a aquel en el que asomó la cabeza un 4 de noviembre de 2009 que es casi imposible distinguirlos. “La historia de Jan” es la bitácora de ese viaje, una colección de testimonios fílmicos que se ha ido gestando de forma casi improvisada a partir de imágenes que recogen momentos de esperanza como la primera ecografía en la que Bernardo y Mónica reconocen las formas primitivas de un niño al que esperan con una ilusión desbordante, y etapas de crisis e incertidumbre como la que se produce cuando un análisis confirma que Jan ha nacido con Síndrome de Down.

A partir de ese instante la cámara cobra un doble significado. Por un lado es el testigo de una vida que se abre paso, pese a las dificultades, y por el otro sirve como aliviadero para las dudas de una pareja que teme el futuro incierto al que se enfrentará su único hijo. Las comparaciones con Richard Linklater están de más porque en “La historia de Jan” no existe un guión que decida el rumbo que tomará el protagonista. La película existe porque el padre de Jan (montador de profesión) la ha hecho posible mediante la extenuante suma de fragmentos de realidad aligerados del discurso tópico y predecible de los manuales de autoayuda, que en la parte negativa sufren el peso de una redundante carga metafórica multiplicada por pasajes en los que la voz en off subraya lo obvio.

Escuchar el lamento de la madre por aquel hijo que no fue (el ‘niño normal’ sin problemas de crecimiento y psicomotriciad) equilibra el tono de un metraje que no se agota en la repetición de eslóganes optimistas. Como en la vida de cualquier niño en la de Jan hay derrotas, decepciones y pequeños triunfos, y el espectador está en primera fila para celebrar lo que en el fondo es un diario sobre la paternidad en la estela de la imprescindible “María y yo”, de Félix Fernández de Castro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s